Análisis del informe VANTAZ: Mujer en minería.

A partir del estudio "Mujer en minería: visión de estudiantes y jóvenes profesionales", realizado por Vantaz Group, la Red Ingenieras de Minas Chile (RIM) y la consultora Spencer Stuart, analizamos la participación laboral femenina al interior de las empresas y organizaciones de la minería.

Para algunas personas es un número más, mientras que para otras, es la posibilidad de abrir más y nuevos espacios para las mujeres. Según datos del Consejo Minero, durante los últimos siete años la participación laboral femenina al interior de las empresas y organizaciones de la industria minera ha aumentado de un 7,1% a un 8,5%. Sin embargo, no es suficiente. En comparación con otros países, como Canadá y Australia, Chile está muy por debajo en cuanto a la participación de mujeres en diferentes espacios laborales y sobre todo, en minería. 

¿Qué nos indica esto? probablemente habrán distintas opiniones, pero lo que podemos esbozar preliminarmente, es que, incrementar la participación de mujeres en la minería es un desafío actual, urgente y necesario si se piensa en la sostenibilidad de las empresas, la relación con el medio y sobre todo, en el cambio de prácticas que hoy experimenta el mundo. 

Analizando los datos que entrega el informe elaborado por la Consultora Vantaz y la Red de Ingenerias de Minas Chile, podemos ver que hay un elemento en común que sitúa a hombres y mujeres en un mismo lugar: el propósito. El desarrollo profesional es, para ambos (42%), la principal motivación para ingresar al mundo de la minería. ¿Qué pasa en el camino?  

mujeres en la minería

Los resultados indican que tanto hombres como mujeres perciben inequidad en la remuneración. De la misma forma, el 83% de las mujeres encuestadas observan una posición desigual para acceder a más y mejores oportunidades de desarrollo profesional. Y si hablamos de liderazgo, el 72% de las mujeres perciben -nuevamente- inequidad en las posibilidades para asumir roles de liderazgo. Pero si hablamos de desempeño, los resultados sugieren que hombres y mujeres observan consensuadamente equidad en la evaluación de desempeño, cabe preguntarse ¿por qué las diferencias en las  otras áreas? 

Estas cifras ponen en manifiesto que el desafío que enfrenta la industria minera no es solo en torno a la participación laboral  femenina, sino también en su desarrollo y proyección al interior de la industria. Y al parecer así ha sido entendido, puesto que mujeres y hombres coinciden -en distinto orden-  en la elección de los tres principales cambios que deben ocurrir para favorecer la incorporación y desarrollo profesional de las mujeres en el rubro. 

Estos 3 principales desafíos corresponden a:

1.- Derribar las creencias machistas que sostienen prácticas desiguales para mujeres y hombres

2.- Mejorar las prácticas organizacionales que permitan atraer, desarrollar, promover, remunerar y evaluar a las mujeres en igualdad de condiciones

3.- Preparar a las y los líderes en temáticas de género y diversidad para que tomen decisiones  en concordancia.

Estos son tres de los tantos cambios y desafíos que se instalan en la industria minera, en cuanto a la equidad de género. Lo bueno, es que viendo el panorama completo, las decisiones se pueden orientar hacia el cambio esperado. Por lo mismo, si quieres leer el estudio completo haz clic aquí





Relacionados