Música y Cobre: una relación que suena perfecto.

Los diferentes metales han permitido crear cientos de artefactos a lo largo de toda la historia, en pos del desarrollo humano. Podríamos decir que están presentes en la mayor parte de nuestro cotidiano, como por ejemplo en la música. Y si bien, esta relación pareciera ser más o menos  obvia, ha pasado desapercibida durante muchos años.

Si no lo vemos, no lo sabemos, pareciera ser la ley que rige esta época. Sin embargo, convivimos cotidianamente con diferentes objetos, elementos y herramientas de los que no sabemos sus orígenes. Por lo mismo, muchas veces pasamos por alto todos aquellos artefactos que se crean a partir de los metales y minerales extraídos a través de la  producción minera. Incluso, a veces llegamos a cuestionar la utilidad de la minería, pero si no fuera por esta, no tendríamos la mayoría de las cosas que hay en nuestro hogar, incluyendo los utensilios de cocina, computadores, celulares y hoy, las mascarillas. 

Ahora bien ¿qué tiene que ver esto con la música? Aproximadamente 80 instrumentos de una orquesta sinfónica son fabricados, en diferentes cantidades, con cobre y sus aleaciones. Lo interesante, es que esto no es para nada nuevo y menos consecuencia de los avances tecnológicos. A lo largo de toda la historia del mundo, las diferentes culturas utilizaron cobre, bronce y latón para la elaboración de instrumentos musicales. Principalmente en instrumentos de viento y percusión. 

Como en muchas otras cosas, los primeros en Occidente fueron los griegos  y romanos. Ambas culturas utilizaron la mezcla de cobre con otros elementos para crear sus instrumentos musicales. Estas aleaciones ya se venían probando y utilizando en otro tipo de objetos como joyas y elementos de cocina (ollas de cobre, cucharones, entre otros). 

Ollas y cucharones de cobre

Con las propiedades sonoras de los metales y las diferentes combinaciones, se fueron creando nuevos y mejores instrumentos musicales. Sobre todo de viento  -trompetas, trombones- y de percusión -platillos y cajas-. Principalmente de este tipo, porque el cobre logra producir un sonido especial y con una vibración prolongada. 

En Oriente la situación no fue distinta, civilizaciones como la China utilizaron el bronce, una aleación de estaño y cobre que logra sonidos de campana, para la creación de instrumentos como el címbalo y gong. Y así, el desarrollo de la metalurgia permitió cimentar el camino para la creación de nuevos instrumentos musicales, más allá de los otros artefactos cotidianos que nacen gracias al tratamiento de los metales. 

Gong de cobre
Gong de cobre.

Lo interesante, es que la creación de nuevos y mejores instrumentos permite a su vez ampliar la música a distintas dimensiones, no sólo en la técnica e instrumental. Diferentes sonidos e instrumentos permiten nuevos estilos de música, nuevas composiciones y producción artística. Hay una belleza detrás del instrumento en sí, hay una posibilidad de creación que trasciende la materialidad o más bien, se da gracias a la materialidad. 

Por ejemplo, las diferentes versiones de algunas canciones emblemáticas de Los Beatles se dan porque existen herramientas, instrumentos, que permiten crear algo nuevo y diferente a partir del sonido. Y eso es metal, es lo que nace a partir de la combinación de cobre con otros elementos, es bronce, níquel, latón, etc. Porque tocar o escuchar Yesterday con una guitarra soja -cuerdas metálicas- es distinto a escucharla o tocarla con una guitarra de cuerdas de nylon. Y con esto, no es que una sea mejor que otra, sino más bien podemos ver que existe la posibilidad de crear diferentes versiones a partir de la variedad en los instrumentos, un aporte que se lo podemos atribuir, entre otras cosas, a la minería. 

Ahora cuando escuches a tu banda favorita, sabrás que detrás de cada composición hay notas importantes provenientes de la minería. ¿Preparada o preparado para probar los distintos sonidos de la minería? 





Relacionados