Pascual Veiga: “no hay soluciones ambientales ni para frenar el calentamiento global sin la minería.”

Es padre de cuatro hijos y abuelo de ocho nietos. Plantó un árbol y escribió un libro, todo esto es parte del sueño cumplido de Pascual Veiga, un referente en la industria minera, que continuará  trabajando como  past President en el directorio de Aprimin luego de terminar su período como Presidente, comprometido con el desarrollo de una minería verde en el país.

¿Qué puede tener en común la minería con la marina? Probablemente mucho más de lo que podemos imaginar o suponer. “La mayoría de las personas, porque no conocen lo que es ser marino o porque no saben lo que es la minería, creen que son actividades totalmente dispares o imposibles de compatibilizar, pero tienen muchas cosas en común”, dice Pascual Veiga, fundador y ex presidente de la Asociación de Proveedores Industriales de la Minería de Chile (Aprimin), agrupación gremial que reúne a más de 100 empresas dedicadas al suministro de bienes y servicios en la Industria Minera.

Para el ingeniero naval mecánico, tanto la minería como la marina, se desarrollan de forma aislada, lejos de la familia, y ambas requieren de un espíritu de equipo muy fuerte: “un profesionalismo muy bien planteado y arraigado, porque básicamente la vida de uno depende de los conocimientos y habilidades del otro”, dice Veiga. Quien reconoce que para mineros y marinos, el compromiso con el propósito de sus proyectos es fundamental para sacar adelante todo tipo de desafíos.

El hombre que comenzó en el mar, llegó a la minería para quedarse. En los más de 50 años que lleva trabajando en la industria le ha tocado estar en los dos lados del escritorio: directamente en las minas, Chuquicamata y El Teniente y del otro lado, de los proveedores de la minería.

Un marino bajo tierra.

Su entorno cercano lo define como una persona inquieta, abierta al diálogo, con un “espíritu inclusivo”, conciliador y emprendedor. Y de lejos, se puede ver que Veiga es un hombre experimentado, que ha recorrido un largo camino, personal y laboral, lleno de aprendizajes.

Desde 1967 que está visitando minas y liderando diferentes equipos. De los 17 años de existencia de Aprimin, Pascual Veiga ha presidido durante diez años la empresa. Y a pesar de ser mucho tiempo, no es en el único lugar donde se han puesto a prueba sus habilidades y conocimientos.

Con diplomados en Estrategia Corporativa en The Wharton School y Finanzas y Contabilidad en American Management Association U.S.A, Pascual Veiga estuvo por más de cinco años en la Superintendencia de Mantención Mina en la División Chuquicamata de Codelco; ocho años en Maquinarias MACO S.A. y en el directorio de Vecchiola S.A, InserTransfield, Comin S.A. y Metaproject S.A.

foto pascual Veiga

La minería le ha entregado a Veiga mucho más que éxito profesional. En Chuquicamata nació una de sus hijas, en los tiempos en que había un establo, vacas a un par de kilómetros de la mina y almacenes, “la primera noción de supermercado que tuve en mi vida fueron las pulperías”, recuerda el past president de Aprimin. Sin embargo, en la década de los ‘90 las cosas cambiaron. Se realizó una gran inversión en Chile, que permitió modernizar los procesos y las comunidades mineras.

Desde el lado de los proveedores Pascual Veiga asumió el liderazgo y junto a un grupo de profesionales decidió crear Aprimin. Hasta ese momento las empresas proveedoras no tenían mucha relación entre ellas, pero si varias problemáticas comunes y la superación de estas, de forma unificada, los impulsó a trabajar juntos. “Nos motivó, primero unirnos entre nosotros y segundo, buscar un espíritu de colaboración y de entendimiento con las empresas mineras”, cuenta Veiga, uno de los fundadores.

Rompiendo mitos.

¿Podría la minería ser una solución para combatir el cambio climático?  Pascual Veiga dirá que sí.

“La agenda social y ambiental, especialmente la ambiental, tiene que ver con la emisión de CO2. La única manera de llegar a ser  CO2 neutro o de mitigarlo, es a través de lo que se está hablando estos días: la electromovilidad y lo que es hidrógeno verde.  Bueno, la electromovilidad sin cobre, sin litio, no se puede desarrollar, no se puede aplicar y por lo tanto, se requiere de  minería”.

Escucha lo que dijo Pascual Veiga sobre el rol y propósito de la minería para el desarrollo de soluciones energéticas sustentables:

Y si vamos más allá, para desarrollar energía eólica, la base de las torres e incluso las aspas, se requiere hierro, es decir, minería. La energía solar y los paneles solares, necesitan minerales para transmitir la energía. Y si hablamos de hidrógeno verde, la gran promesa de Chile, también se requiere de minería.

Ahora bien, la minería no solo aporta al desarrollo de energías verdes, sino también al desarrollo social, tecnológico y cultural del país. Los celulares, computadores y diferentes instrumentos musicales son elaborados a partir de minerales, y eso es un pequeño ejemplo de todo aquello que tiene que ver con la minería. Pero generalmente esto no lo sabemos, no se habla y ahí es donde aparecen los mitos o hechos reales y negativos que han afectado la imagen social que se tiene de la industria minera.

Y en ese sentido Veiga es autocrítico y reconoce que la minería ha producido desastres ambientales, pero como él lo ve, “es algo que se ha ido mitigando con las tecnologías actuales”, por lo mismo es un convencido que “no hay soluciones ambientales ni para frenar el calentamiento global, sin la minería”.

Energía eólica

Para él hombre a cargo de varias empresas mineras, se han cometido varios errores en la industria, sobre todo aquellos que tienen que ver con la falta de exposición, comunicación y cercanía del mundo minero con la ciudadanía. “Es imposible que se siga desarrollando (la minería) y creciendo si no se comparte con las comunidades lo que yo llamo el valor social que produce la minería. Y ese valor social es lo que estamos en deuda de darlo a conocer”, prosigue Veiga.

 “Si desde el colegio, especialmente en educación básica, y de ahí para arriba, a los niños se les enseñará lo que es la minería, los beneficios que trae para el país y por qué la minería debería ser siempre una actividad prioritaria en Chile, yo creo que no tendríamos la situación que tenemos hoy, que es que, especialmente en las generaciones más jóvenes, es totalmente desconocida la minería. Y algo que no se conoce, no se quiere”.

El compromiso con el futuro.

“Las innovaciones y las nuevas tecnologías que van permitiendo acercarse cada vez más a una minería verde, justamente nacen de los proveedores de la minería y cada vez las empresas mineras han tomado conciencia y compromisos de hacerlas propias e ir implementadolas e integrandolas en sus procesos productivos”, asegura Pascual Veiga, dando como ejemplo los cargadores subterráneos eléctricos y sin emisiones, los procesos de automatización y una operación totalmente autónoma que se desarrollará en Chile en dos años más.

Ahora bien, este compromiso con el entorno no es solo con el medio ambiente, sino también con las personas y sobre todo, con las y los trabajadores de la minería: el mayor capital que tienen hoy. Es por esto que las empresas proveedoras del país se han convertido en “las mejores universidades técnicas”, según Veiga. Puesto que el  grado de detalle y especialización que hay en sus centros de entrenamiento y capacitación estarían marcando la diferencia.

“Nosotros como proveedores y las compañías mineras, hemos estado abocados los últimos años a hacer un perfeccionamiento, capacitación y crecimiento de conocimiento y de expertis de los trabajadores, muy intenso. Que afortunadamente ha sido una vez más, con un espíritu colaborativo”, dice el hombre de política de puertas abiertas. Para él las cosas se hacen sin secretos, con las cartas sobre la mesa y en equipo:

“Porque el equipo significa compromiso y cuando hay compromiso los resultados son buenos”.

Para Veiga como un firme creyente en la minería,  como él mismo lo dice, valora y centra su mirada en la ética de los equipos y espera que los nuevos liderazgos del sector, continúen trabajando desde la transparencia, el diálogo y los acuerdos en pos de los resultados.

Y ya pensando en el futuro, ¿volvería al mar? “Si, pero no como oficial de marina, ni a  estar a cargo de nada. Vuelvo cada vez que puedo como pasajero, me fascina”, dice Veiga, quien desde el directorio de ICL Cátodos Ltda, Reliper S.A y Ayquina Spa, seguirá trabajando para ver el desarrollo de una minería verde.





Relacionados