Análisis del estudio Cesco y Vantaz: Cómo fortalecemos la competitividad del sector.

A partir del estudio “Señales de la minería”, realizado por Cesco y Vantaz Group, analizamos el desafío de la competitividad para la industria minera. El cual, según la percepción de las y los representantes del sector, es una de las principales preocupaciones.

En un contexto de crisis sanitaria, social y económica, es complejo mirar con optimismo el futuro. ¿Cómo avanzar? ¿Qué seguridades tenemos? ¿Cómo podemos hacer proyecciones con tanta inestabilidad de por medio? Interrogantes que no podemos hacer a nivel personal y sobre todo, en lo profesional. Son estas dudas e incertidumbres en cuanto al futuro, lo que muchas veces nos hace pensar con cierto pesimismo en torno a lo que viene. El primer estudio realizado por Cesco y Vantaz Group, “Señales de la minería”, refleja y observa ese pesimismo instalado en el país, en relación a las variables que intervienen el entorno económico, social, regulatorio y ambiental. 

Sin embargo, pese a las expectativas pesimistas, las posibilidades que tiene la industria en el mediano y largo plazo parecieran ser favorables, particularmente en cuanto al precio del cobre e inversión, según lo que demuestra el estudio. Ahora bien, las proyecciones positivas o favorables no están exentas de desafíos. Para la mayoría de los países encuestados, independientemente de las diferencias contextuales de cada uno, el principal desafío es aumentar la competitividad de la industria. 

Análisis

¿Qué entendemos por competitividad? 

Tal vez no exista una sola respuesta a esta pregunta, y puede que justamente sea la multiplicidad de variables que intervienen en el desarrollo y fortalecimiento de la competitividad en el sector  o las características que hacen que una empresa adquiera ventajas competitivas o destaque entre sus pares, lo que convierte este valor en un desafío pendiente para la minería global. 

Si pensamos que Chile es el mayor productor de cobre a nivel mundial, además de poseer  características geológicas que nos posicionan como uno de los mejores lugares del mundo para el desarrollo de la minería, estaríamos pensando en un país altamente competitivo. Sin embargo, cabe preguntarse si se están desarrollando las políticas necesarias para sostener en el tiempo esta «competitividad». 

Por otro lado, es importante considerar que la variable geológica no es la única que fortalece la competitividad de un país en relación a sus pares. La inversión y todo lo que esta involucra: costos de producción, estabilidad política y social, sistema tributario, marco regulatorio y mercado laboral, entre otros, es también una variable fundamental. 

“Para ser competitivos, necesitamos un Estado que te permita avanzar y sobre todo, un entorno que te acepte”, dijo Francisca Castro, Directora de Antofagasta Minerals, en el encuentro de presentación del estudio elaborado por Cesco y Vantaz en el marco de la Cesco Week Santiago, realizada entre el 12 y 15 de abril. 

Ahora bien, la competitividad en el sector minero, como principal desafío para sus representantes y trabajadores, implica también fortalecer el desarrollo en el ámbito del conocimiento y las capacidades humanas. Por lo tanto, ¿cómo potenciamos el talento y elaboramos una estrategia para el desarrollo de conocimiento? ¿Qué rol debería tomar el Estado en este ? Pensando en generar las condiciones necesarias para aumentar la competitividad. 

Desarrollo Sostenible

Por otro lado, si de desafíos hablamos, avanzar hacia una minería verde y a un desarrollo sostenible en el sector, pareciera ser necesario pensar en cambios estructurales, según planteó  Jorge Cantallopts, Coordinador de Estudios y Políticas Públicas de Cochilco, durante la presentación del Estudio. 

Justamente para pensar en una recuperación económica verde, se hace indispensable el cobre, por sus propiedades utilizadas principalmente en la implementación de energías renovables no convencionales y en la electromovilidad. Pero también por el aporte de recursos a las arcas fiscales.

Análisis

Sin embargo, se piensa como desafío, tanto para las empresas y trabajadores de la minería, como para los representantes políticos del país, elaborar una estrategia de largo plazo para evitar un déficit profundo del metal rojo. Algo que ya está generando preocupación. 

Finalmente el desarrollo sostenible es eso, pensar a largo plazo, en cómo hacer que las empresas, organizaciones y proyectos de cualquier índole, se puedan sostener en el tiempo. Y para lograr esta sostenibilidad sabemos que los factores sociales, económicos, políticos y medioambientales son fundamentales. Por lo mismo, Cantallopts mencionó que para desarrollar una estrategia sostenible para el sector, que involucre cambios en la industria y en las formas de vinculación con el medio, se necesita “tomar medidas con calma y mirar a largo plazo”, expresó. 

Para ver el estudio completo, haz clic aquí: Señales de la Minería





Relacionados