Ximena Auil: El rol de las mujeres en el futuro de Chile.

Columna de Ximena Auil, parte del directorio de Aprimin y Directora Gerente 3M Chile.

Después de unas elecciones siempre gana la democracia de un país, porque se fortalece el deber cívico de millones de chilenos y chilenas que salieron a expresar su voto. Uno podría destacar, también, la alta participación de los y las independientes, que muestran interés por el futuro del país. Pero me quiero detener en lo que para mi fueron las grandes ganadoras: las mujeres.

Desde un inicio, cuando fue aprobada la paridad para la elección de constituyentes, generó dudas y reparos sobre la necesidad de buscar la equivalencia de manera forzada. Dicho esto, los resultados fueron interesantes con el fin de llegar a conclusiones que nos permitan continuar esta senda de lo que significó el tremendo triunfo por parte de nuestro género. Por un lado, vemos que las candidatas mujeres fueron las más votadas, teniendo que incluso por la regla de la paridad, ceder cupos a hombres. Pero no sólo en la votación para constituyentes las mujeres fueron claves, en alcaldías emblemáticas resultaron electas alcaldesas, lo que ratifica la alta y positiva valoración que se tiene de las mujeres en política.

Por esto, y proyectando este gran trabajo, es nuestro deber pensar en cómo podemos capitalizar esto y poner sobre la mesa el rol protagónico que nosotras debemos jugar en la sociedad. Para ello, y ad-portas de escribirse nuestra nueva Constitución, creo firmemente que las políticas enfocadas en la equidad y disminución de la brecha de género deben estar en el centro de nuestra nueva carta magna. Pero, además, desde la parte privada y sobre todo en sectores como la minería, con alta participación masculinadebemos ser capaces de incentivar y promover más y mejores mecanismos que permitan acortar esta brecha, con más y mejores oportunidades, promover la corresponsabilidad parental, la equidad salarial, fortalecer las habilidades de las mujeres en todos los ámbitos y capitalizar esto de manera oportuna para el buen desempeño y desarrollo de este sector, entre otras cosas.

Hemos visto el aumento de mujeres en la minería, en diferentes áreas  y espacios relevantes para el desarrollo de la industria. Sin embargo, aún falta mucho por avanzar. A diferencia de países como Australia y Canadá, Chile se mantiene muy por debajo en cuanto a la inclusión laboral femenina y las brechas que se establecen al interior de las instituciones y empresas del sector.

Todos y todas somos responsables de este cambio, y así lo hemos entendido en 3M donde hemos trabajado fuertemente en los últimos años para avanzar en estas materias. Por ejemplo, hemos logrado la equidad salarial dentro del 90% de sus colaboradores a nivel global, y continúa avanzando hacia la equidad salarial empresarial. También, y en el contexto pandémico que vivimos, hemos dado visibilidad a la importancia que tienen las mujeres en el ámbito científico con el proyecto “25 Mujeres en la Ciencia Latinoamérica”, iniciativa que reconoce el papel de las mujeres en esta área aportando con soluciones o emprendimientos con impacto social en países de América Latina. Además, en Chile estamos muy contentos de contar con un Comité de Liderazgo con 50% de mujeres.

¿Es suficiente? Es obvio que no, pero son acciones que van consolidando esta mirada y que, en estas últimas elecciones, quedó de manifiesto el papel crucial que jugarán las mujeres en el futuro del país. Ahora queda en mano de nuestros constituyentes plasmar esto de manera responsable, dialogante y en un marco del respeto. Algo que sin duda también deberá continuar fortaleciéndose al interior de la minería y otros sectores relevantes para el desarrollo del país, los que deben avanzar hacia un camino de igualdad e inclusión.

 





Relacionados